Archive | abril, 2013

¿Por qué quieres hacer un MBA?

27 Abr

MBA students

¿Por qué ir a la universidad (y pagar)?, ¿por qué invertir cuatro años de tu vida para conseguir un diploma?, ¿por qué hacer (y pagar) un MBA?, hace diez años la respuesta era fácil: conseguir trabajo, mejorar tu sueldo, ascender en la empresa o posicionarte mejor en el mercado.

Pero hoy, ¿qué respuesta darías?. Difícil, ¿verdad?.

Las universidades y escuelas de negocio se enfrentan, entre otros muchos, a dos retos muy complejos:

– Competir contra una información gratuita, actualizada y de mejor calidad cada día.
– Un mercado laboral en crisis para el que un título o varios MBAs no son garantía de nada.

La velocidad del cambio e innovación en el que las empresas compiten exige una mentalidad y un perfil de profesional que no tiene nada que ver con la educación tradicional.

Pero no seamos extremistas, se aprende mucho en la universidad y en las escuelas de negocio. El problema no es aprender, el problema es el coste en tiempo y dinero del aprendizaje. Aprender no debería costar 30.000 €uros porque la información cada vez es más libre y gratuita. Aprender no debería ocupar tantos años en la vida de una persona porque hoy las empresas no buscan diplomas, buscan experiencias, proyectos y referencias. ¿Cómo vas a crear y lanzar una start-up encerrado en una biblioteca estudiando a Michael Porter?.

El problema es que la promesa que hacían las universidades y escuelas de negocio cada vez es menos creíble. No puedes encarecer tu producto cada año y ofrecer menos garantías a tus “clientes” al entregar los diplomas. Es insostenible. Como dice el gran Ken Robinson: “hay inflación académica“.

Una inflación académica preocupante porque, a día de hoy, 37 millones de estudiantes americanos acumulan una deuda en “student loans” de 1 trillion US$. Más información aquí.

¿Qué solución hay?, yo apostaría por enfocar la educación hacia la creación de negocios, empresas y servicios, no diplomas.

De Michigan State Univertsity o el Instituto de Empresa no deberías salir con un diploma o MBA, deberías salir con un negocio up and running.

“Me quiero ir” – Hernán Lorenzino

25 Abr

El “papelón” del ministro de Economía de Argentina, Hernán Lorenzino, en medio de una entrevista para un canal griego de TV no tiene desperdicio:


Antes de una entrevista o presentación recuerda lo siguiente:

– La audiencia siempre intentará encontrar tu debilidad. Siempre.
Prepara una o varias diapos con respuestas para esas preguntas incómodas que podrían preguntar. Oculta las diapos y muéstralas para contestar una de las preguntas que lo necesite. Ganarás mucha credibilidad al mostrar diapos adicionales.
Prepara una salida contundente, firme y clara a preguntas que no quieras, puedas o debas contestar: “debido a la estricta regulación y normativa prefiero no comentar nada sobre el tema. Siguiente pregunta, por favor”. Es incómodo pero no haces el ridículo y muestras control, autoridad y firmeza a la audiencia o al periodista.
– Es preferible que te critiquen por no aportar información que por dar una imagen pobre, poco profesional y convertirte en la risa “viral” de Internet de la semana.
– Si le dices a la audiencia “¿tenéis alguna pregunta?” muéstrate relajado y no les interrumpas. Les has dado la palabra, ahora no hay marcha atrás.
– Recuerda, la mayoría de los malos ponentes no escuchan a la audiencia, esperan su turno para hablar. La escucha activa te permitirá comprender rápidamente cada pregunta.
Confirma la pregunta con la audiencia si tienes alguna duda antes de contestar: “Si no he entendido mal, lo que quieres saber es…”.
– Si no sabes una respuesta, admítelo. “Lo desconozco, la verdad. Si me facilitas tu e-mail me aseguraré de consultarlo y aportarte la información.” Y hazlo. Habrás ganado el respeto de una persona para siempre.

Resumiendo, haz todo lo contrario a lo que hizo Hernán Lorenzino.

MeQuieroIr

Mike Tyson es un “gurú”.

22 Abr

mike_tyson

“Everybody has a plan until they get punched in the mouth.”
– Mike Tyson.

Si aplicamos la frase al mundo de la empresa y los negocios Tyson lo ha clavado. Parecería una reflexión de Seth Godin, Michael Porter o Tom Peters, y no de un animal del boxeo.

Tyson, se refería más a uno de sus combates “express” que, después de quedarnos despiertos hasta las tantas de la madrugada, duraban menos de un minuto. Era brutal.

Si trasladamos la frase de Tyson a la empresa de hoy encaja perfectamente. La revolución digital y los cambios de hábitos de los consumidores hacen que los planes sirvan únicamente para dormir bien durante una semana, pero a la siguiente hay que revisarlos, y seguramente cambiarlos. Si te quedan dudas sobre lo que acabas de leer, pregunta a Blockbuster, Barnes and Noble o Polaroid, entre otros muchos.

Lo preocupante del tema es que el ritmo al que los consumidores conectados y el consumo masivo cambian se acelerará aún más en los próximos años. Por lo tanto, la pregunta que te hago es: ¿estamos formando profesionales para este ritmo frenético de los mercados?.

La respuesta es evidente: NO.

No conozco ninguna universidad o escuela de negocios que forme en tres elementos claves para el futuro de cambio constante al que nos enfrentamos:

– Nano-entrepreneurism y personal branding. 
– Gestión de la incertidumbre y el fracaso. 
– Creatividad y generación de ideas de valor añadido.

Tal vez esta carencia del sistema educativo explique por qué cada día (realmente cada minuto) se acelera el ritmo al que los estudiantes abandonan la universidad mucho antes de conseguir su diploma. El “plan” que nos ofrece la universidad se ha quedado obsoleto, excepto para determinadas carreras científicas o de alta especialización.

Algunos ven un problema grave en esta situación. Yo veo una oportunidad.