El poder de una historia.

13 Ene

Father and son

Imagina que quieres transmitir a tu hijo la importancia de respetar a las personas independientemente del color o raza. Para conseguirlo tienes dos opciones.

Opción a: aportas datos y argumentos racionales sobre la importancia de respetar a una persona de color. Explicas a tu hijo que:

– debemos respetar a las personas de todos los colores. Todos somos iguales.
– está muy mal visto ser racista.
– no debemos discriminar a nadie por ser negro.
– aunque cada vez menos, todavía se dan casos de racismo a diario. En la calle, en el trabajo, etc.
– si eres racista, harás el ridículo y la sociedad te castigará.

Opción b: cuentas una historia a tu hijo, algo así:

Una mujer blanca de unos 50 y tantos años llego al asiento que le tocaba en un avión que iba lleno de pasajeros e inmediatamente se negó a sentarse. Junto al asiento se encontraba sentado un hombre de raza negra. Disgustada, la mujer inmediatamente llamo a la azafata y le demando otro asiento.
 
 La mujer dijo “yo no puedo sentarme junto a un hombre negro.”
La azafata le contesto : “Permítame ver si hay otro asiento disponible.” Después de consultar, la azafata regresó y le dijo a la mujer; “Señora, no hay otro asiento disponible en clase económica, pero revisare con el capitán para verificar si existe algún asiento disponible en primera clase.”
 
 10 minutos después, la azafata regresó y dijo; “El capitán me ha confirmado que no hay asientos disponibles en clase económica pero hay uno en primera clase. Es nuestra política en la empresa nunca cambiar a una persona de clase económica a primera clase, pero viendo que podría resultar en un escándalo forzar a alguien a sentarse junto a una persona que no le es agradable, el capitán estuvo de acuerdo en hacer el cambio a primera clase.”
Antes de que la mujer pudiera decir algo, la aeromoza se dirigió al hombre de raza negra y le dijo, “Señor, si fuera usted tan amable de tomar sus artículos personales, queremos moverlo a un asiento mas confortable en primera clase ya que el capitán no quiere que usted este sentado junto a una persona desagradable.”
 
Los pasajeros en los asientos cercanos comenzaron a aplaudir mientras algunos ovacionaban de pie la atinada reacción del capitán y la azafata.

¿Cuál crees que será más efectiva?, ¿cuál recordará mejor tu hijo?, ¿cuál será capaz de volver a contar a sus amigos?, ¿qué opción será más viral?. El reto consiste en ser capaz de incorporar historias en la empresa, en tus presentaciones, productos y argumentos de venta. Funcionan.

Las historias nos encantan porque están en la genética de los seres humanos. Necesitamos un contexto para que la información nos llegue y podamos comprender su importancia. Los seres humanos empezamos a contarlas hace miles de años y seguimos haciéndolo a través de redes sociales, Powerpoint, charlas, libros y películas. Lo único que no ha cambiado es que son historias.

azafata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: