Archivo | junio, 2012

Demasiadas y malas.

28 Jun

Tenemos demasiadas reuniones.
Tenemos demasiadas malas reuniones.

Antes de convocar una reunión en tu empresa, piensa si la reunión puede ser sustituida por:
– un e-mail.
– una llamada.
– una charla de pasillo.
– un cara a cara breve.

Si no es posible sustituir la reunión por ninguna de las opciones anteriores, convoca la reunión. Breve, al grano y con un objetivo concreto.

Piensa en el resultado que has obtenido de la reunión. ¿Ha sido rentable?.
Cada reunión es como un pequeño proyecto: tiene costes y beneficios.
Si tus reuniones no son rentables, y tienes demasiadas, quiebras.
Sencillo, ¿verdad?.

#futurotrabajo

20 Jun

Si piensas que sabes en lo que vas a trabajar dentro de 5 años, te equivocas.
Nadie lo sabe.

Vivimos en un momento imprevisible. Lo único previsible es que cambiará.
Mucho.
Muy deprisa.

¿Qué hacer para adaptarnos?,  ¿qué hacer para crecer, personal y profesionalmente?.
Ni idea. Pero creo que no sería malo tener claro lo siguiente:

1) Una empresa cabe en un portátil.
Con una idea que aporte valor y una conexión a Internet puedes crear un negocio. Una empresa. Un trabajo. Tu propio trabajo. Busca algo que te apasione, adáptalo para que aporte valor y conviértelo en una dedicación. Pagada.

2) Las empresas ya no “dan trabajo” a las personas.
Recompensan económicamente a los colaboradores que les aporten valor. Es un intercambio. Sin derechos adquiridos. O ganan los dos o se rompe. Se rompe fácilmente, pero se construyen nuevos intercambios rápidamente. A diario.

3) No existen los derechos adquiridos.
Tienes derecho a generar valor cada día. La empresa no te debe nada. Reconoce tu valor y lo recompensa. Sin valor no hay recompensa. No es una elección, son las nuevas reglas de juego.

4) Prepárate para hacer cosas nuevas. Cada día.
Olvida las “funciones de mi puesto”. Cuando los mercados cambian, tus funciones cambian. Sin adaptación no hay valor. Sin valor no hay recompensa.

5) Crea tu marca personal.
Los CVs están muertos. Son estáticos, del siglo pasado.
Las empresas estudian y analizan tus proyectos, tu huella digital. Socializa. Crea un blog. Cuenta tus proyectos. Busca prescriptores de tu trabajo y haz que los comenten en redes sociales.

¿Funciona con seguridad?: no, pero cada día hay más gente haciéndolo.
Con éxito.

Intentarlo cuesta lo mismo que no hacerlo. Es lo mejor de la revolución digital:
generar valor no requiere financiación.
No hay stock.
No hay empleados.
No hay costes fijos.

Además, es muy divertido. Lo digo en serio.

Storyboarding… ¡funciona!

3 Jun

La foto refleja un momento de trabajo con uno de mis clientes la semana pasada. Trabajamos en crear unos simples guiones de contenidos o storyboards para argumentar diferentes productos y servicios. Trabajamos storyboards con diferentes formatos: problema/solución, zig-zag persuasivo, el bien y el mal, ruptura de esquema mental, caso práctico, etc.

¿El resultado?, muy simple: funciona. 

La conclusión que pudimos sacar es que la persuasión necesita una estructura, un guión pensado y editado para ser realmente eficaz. No podemos dejarlo en manos de la improvisación. 

Las técnicas de storyboarding aportan tantas ventajas que resulta extraño imaginar cómo persuadir sin usarlos. Algunas de las ventajas son:

– Permiten segmentar y personalizar el contexto y la introducción en función de las incertidumbres, expectativas y necesidades de la audiencia.
– Facilitan incorporar contenidos en función del ADN de la audiencia: Aspiraciones + Demandas + Necesidades.
– Construyen una situación óptima y perfecta para presentar tu “call to action” o mensaje persuasivo. Ya sabes: ¿qué quiero conseguir de mi audiencia/interlocutor?.
– Permiten argumentar y defender eficazmente nuestro “call to action” de manera racional y emocional.
– Facilita personalizar y modificar los argumentos de venta en función de la audiencia o interlocutor.
– Ayuda al ponente interiorizar y manejar con soltura el test del ascensor (“elevator pitch”) de su mensaje o propuesta.

Y ahora te pregunto, ¿vas a hacer una presentación sin un buen guión previo?, ¿vas a intentar convencer a un cliente sin la ayuda de un storyboard?, espero que no. La improvisación no es suficiente, nunca lo ha sido, y en este contexto aún menos. 

Si quieres conocer cómo aprender a construir guiones persuasivos para tu empresa, hablemos:
aguerrero@nortoncoaching.com