Archivo | febrero, 2011

Steve Jobs en Stanford, el discurso perfecto.

9 Feb

Es el discurso perfecto porque tiene todos los ingredientes necesarios de un gran discurso o presentación. Simplemente brillante. ¿Por qué es tan bueno este discurso?:

– Jobs aporta estructura a su discurso dividiéndolo en tres historias. Así podemos saber en qué parte del discurso estamos, hay un orden lógico y lineal.
– Hay mucha emoción. Habla de conectar las cosas que te ocurren en la vida, siempre mirando hacia atrás. Habla del amor, la pérdida y la muerte. A la audiencia le gusta ver algo auténtico y humano, no un loro leyendo slides o un texto largo.
– Cada historia introduce un ejemplo claro y concreto: los fonts de Mac, su despido de Apple para luego crear Pixar, y finalmente, el cancer de páncreas.
– El uso de silencios es efectivo. Tiene el ritmo perfecto para el contenido emocional que expone.
– El call to action o mensaje fundamental del discurso es claro y directo: “hambriento y alocado” (stay hungry stay foolish).

No es obligatorio utilizar Powerpoint para conectar con la audiencia, sobre todo si tienes la capacidad de comunicar y transmitir que tiene Steve Jobs. Aprende todo lo que puedas del discurso, es perfecto en fondo y forma. Disfrútalo.

¡Se están durmiendo!

4 Feb


¿Qué esperabas?

Haces una presentación llena de texto, los slides siguen un índice previsible y monótono, no hay conexión entre slide y slide, el diseño es aburrido y sin contraste. Además, te limitas a leer la mayoría de las slides y, claro, la audiencia se empieza a aburrir.

Bueno, realmente no está aburrida, está dormida. ¿Te sorprende?. No debería.

No hagas una presentación, cuenta una historia. Genera tensión, vincula tu idea principal a un sotryboard con dramatismo, conflicto y tensión. Resuelve el drama con un producto o una idea original y diseña con impacto. Incluye sólo una frase por slide, mucho contraste en los colores y, sobre todo: NO LEAS NADA!!!

Si vas a leer la presentación, es más inteligente que mandes el documento por mail y luego llames para preguntar su opinión. LEER NO ES PRESENTAR.

Tú eres la presentación. Aporta tu toque diferente, llámalo autenticidad, emoción o pasión. Como quieras, pero recuerda: TÚ ERES LA PRESENTACIÓN.

¿Hablas a las paredes?

2 Feb
¿Por qué vemos taaaaantos ponentes hablando a la pared en lugar de dirigir su mirada y delivery a la audiencia?
¿Les incomoda el contacto visual con la audiencia?
¿Será por miedo a hablar en público?
Todas estas razones son probables e influyen, pero la que más influye es la que no se corrige por la mayoría de empresas y ejecutivos: la saturación de información en cada slide.
Cuanto más texto en el slide, mayor el tiempo mirando la pared y peor será el delivery de la presentación.

Corregir la saturación en cada slide y asegurarnos que sólo lanzamos un mensaje por slide, hará que nuestra presentación tenga más ritmo y podamos dejar de mirar el texto proyectado. Si no tenemos la tentación de leer textos largos, ¿qué haremos?… comenzar a mirar a la audiencia a los ojos. En ese preciso instante comenzamos a ganar en credibilidad.